MALÚ MONTEMAYOR

Semblanza

“Sobre los placeres del Color” Malú Montemayor nos ha mostrado en los últimos año con mayor claridad el gran desarrollo de su pintura, quien atraviesa su presencia de una manera abierta y contundente dejando que se exprese un sentimiento dominante más que contener esta expresión en nombre del rigor formal. El objetivo principal es probar en qué medida su propia sensibilidad puede ser convalidada en la pintura actual y parece estar preocupada por hallar en qué medida su obra, basada en la fuerza que siente puede ser fascinante a los ojos de quienes, como ella, se han bañado en la gran pintura abstracta de los últimos cincuenta años.

En general una tela de Malú Montemayor parece perseguir una sola determinación: exigirse el reconocimiento de una situación singular que no se percibe hasta que llega a su realización y que implica el color, en realidad lo que se puede llamar estructura de una tela determinada es solamente un aspecto de un conjunto más amplio, esencialmente colorista

Las situaciones color particulares pueden variar de cuadro en cuadro y son la resultante de numerosas decisiones inmediatas, adoptadas por Malú Montemayor en el acto de la pintura. El tipo de aprensión de los colores singulares en las telas de Malú Montemayor no es distinta del choque que podemos sentir de golpe cuando nos encontramos con algo que ya habíamos visto antes y nos obliga a la confrontación con algo más real, más intenso de lo que antes habíamos experimentado.

Rigoberto Martínez Toluca, México verano de 2013

Últimas obras